TANIA LIBERTAD

Vea esta pagina en español

TANIA LIBERTADbiografía “Negro Color” CD
Disponible diciembre 14. 2004
World Village/Harmonia Mundi USA

Ella posee una extraordinaria voz que sin esfuerzo alguno fluctúa entre angelicales contemplaciones aterciopeladas y alegres arranques de emotiva intensidad. A pesar que ella está versada en la fértil música afroperuana de su tierra natal y que ha hecho mucho por popularizarla alrededor del mundo, Tania Libertad es verdaderamente una cantante sin banderas. Una vocalista para quien cualquier estilo musical se convierte en una invitación para explorar, conquistar y redefinir a su manera.

Durante más de tres décadas y 35 discos grabados, ella ha gozado del apoyo incondicional de sus seguidores y mantenido a la vez, un alto nivel de éxito popular con la crítica especializada. Con el lanzamiento de Negro Color, su segundo álbum para el sello discográfico World Village, Tania regresa a sus raíces: al delicadamente rítmico universo sensual por naturaleza de los orgánicos y distintivos culturalmente estilos afroperuanos. Como siempre, ella lo hace a su manera – mezclando una amplia variedad de canciones de ascendencia africana de las Américas con elementos rítmicos afroperuanos cuidadosamente seleccionados para así lograr una impresionante síntesis de estilos panamericanos.

Ella nació en el pequeño pueblo de Zana, al norte de Perú, bajo el nombre completo de Tania Libertad de Souza Zúñiga. De padre peruano de ascendencia portuguesa y madre peruana. Tania acepta que por sus venas no corre sangre africana, mas sin embargo, el espíritu de la pequeña pero vibrante comunidad afroperuana del Perú libera su espíritu artístico. “Me crié en la costa, por lo que mi contacto con la música afroperuana comenzó prácticamente desde que nací”, se refiere ella así a su infancia en la región a la que los peruanos llaman cariñosamente “La Costa Negra“. Me inicié en la música a los cinco años, interpretando canciones estilo vals y boleros, ambos acompañadas con el cajón (el instrumento de madera que desempeña la función rítmica en la música afroperuana, al igual que las congas cubanas lo hacen en la rumba y el mambo). Habiendo crecido con este estilo único, ella ha tomado plena conciencia de cómo los estilos afroperuanos se distinguen de sus similares en otros países latinoamericanos. Hay un tipo muy especial de diálogo entre los músicos, los cantantes y los que bailan estos ritmos, señala Tania. “Hay solamente 15,000 familias afroperuanas en el país, sin embargo su influencia en la cultura es muy fuerte”, agrega. “No sólo la música de la gente de la costa es especial, muchas de sus costumbres también son muy distintas”.

Siendo adolescente Tania se mudó a Lima, la capital del país, para hacerse de una carrera en el mundo de la música. Ahí Tania empezó a formar amistades dentro de una fuerte comunidad de compositores y cantantes que estaban muy envueltos con la música negra. “En aquella época el gobierno nacionalista promovió el fortalecimiento de la cultura peruana e incluso crearon una compañía de ballet afroperuano”, afirma Tania sobre la década de los setenta.

“Por muchos años esta música era mayormente interpretada fuera de la luz pública, a puertas cerradas en las herméticas comunidades afroperuanas”, explica Tania, y agrega: “la alta sociedad peruana consideraba esta música profana. Sin embargo, hace como 70 años, estos ritmos empezaron a surgir, estilo por estilo, y con el tiempo se consolidaron en la forma popular como los conocemos en la actualidad. Hoy en día, esta música es ampliamente considerada emblemática de lo mejor de la cultura peruana”.

A pesar de que Tania se mudó a la Ciudad de México a principios de los años ochenta, en donde radica desde entonces y donde se ha ganado la admiración de una legión de fans mexicanos, ella no ha dejado de investigar lo que considera su más importante hito artístico: la fértil tradición musical con la que ella se crió en La Costa Negra del Perú.

La sorprendente y diversa discografía de Tania, compuesta por más de treinta discos que incluyen incursiones a los ritmos de la salsa, “la nueva canción latinoamericana”, la música brasileña y a sus distintivos boleros, entre otros géneros. Ella ha mantenido también una larga y constante relación con la tradición afroperuana. A principios de su carrera, Tania grabó Lo inolvidable de Chabuca Granda, un tributo a una de las máximas exponentes del estilo afroperuano. En 1990, ella repasó este estilo pero le dió uno giro en su álbum África en América -- un exuberante mapa musical de la influencia africana a lo largo del continente. Hace dos años, ella unió fuerzas con Cesaria Évora, la diva de Cabo Verde, en su retorno a las raíces afroperuanas para su debut en los Estados Unidos con el aclamado álbum Costa Negra del sello discográfico World Village. Ahora ella nos presenta lo que quizás sea su esfuerzo más ambicioso a la fecha para redefinir y expandir la popularidad de la música afroperuana, el álbum eclécticamente encantador Negro Color.

“Yo no soy una folclorista”, declara sin remordimiento alguno. “Negro Color es mi más reciente experimento. Costa Negra significó mi regreso a lo acústico. Pero a mí no me gusta grabar un disco que suene igual o parecido a algo que ya he hecho. Todos mis discos son diferentes. En Negro Color, no usamos ningún segmento de música pregrabada ni sintetizadores. Cuando todo mundo ya cantaba boleros, decidí cantar boleros, pero con otros ritmos, no de la forma tradicional. Por ejemplo en la canción “Por debajo de la mesa” de Armando Manzanero, usamos el ritmo lando. Es una bellísima canción que se enriquece mucho con el estilo lando”.

“Negro Color es una colaboración de mi directora musical, mi guitarrista y yo”, explica Tania sobre la síntesis especial de talento que se conjuntó para producir esta album que es una joya. El guitarrista Félix Casaverde tocó al lado de Chabuca Granda en Perú hace varios años, pero se fue a México con Libertad en 1980. En Sonia Cornuchet, la pianista y directora musical nacida en Cuba, Tania cuenta con una invaluable colaboradora. “Estamos buscando ese punto en el que se conectan la música cubana y la peruana”, afirma Tania.

Sin embargo, el sonido flexible y rítmico afroperuano es lo que predomina en Negro Color, incluso cuando Tania canta en portugués la mordaz canción de Chico Buarque “Funeral del labrador” a dueto con el vocalista brasileño Eder da Rosa. “La música afroperuana es más sensual que la música de ascendencia africana de otros países” explica Tania. “Los ritmos tales como el lando crean un ambiente muy especial, una cualidad que las hace únicas comparadas con los estilos similares de Colombia, Centroamérica, Puerto Rico y Cuba.

Aquellos que escuchen Negro Color se sentirán inmediatamente atraídos por el dominio expansivo de la música que tiene Tania, el cual que crea ese “ambiente especial“ y esa “cualidad única“ que muy pocos otros cantantes han podido definir y comunicar de manera tan cautivante. Como lo atestiguan sus alegres y evocativas interpretaciones en Negro Color, Tania Libertad ha demostrado de nuevo que ella es una cantante sin banderas, liberada artísticamente, extremadamente segura de sí misma y dueña de su propio universo musical.

Noviembre 2004


“Un suceso fenomenal, la diva pop, provoca una atmósfera íntima de cabarte, se impone con su asombrosa colección de agudos”
Newsday (Justin Davidson)

“Tania Libertad, naturaleza sin molde. Se entrata de una cantora que transforma le escena en un gran mural poético.”
El Nuevo Herald (Eliseo Cardona)

“Una voz gloriosa, un glorioso espíritu”
LA Times (Agustin Gurza)

“Tania Libertad no solo es una gran cantante con una voz seductora y un directo apabullante, es una voz que une a su amplitud de registro una gran capacidad para apoderarse del escenario y llenarlo.”
People en español (Diana Molina)