Click here to return to list of artists
Click on an image below to download hi-res version
Click here to download a high quality version of this image
Click here to download a high quality version of this image

FRANCISCO "PANCHO" NAVARRO

View this page in English.

MAESTRO DE LA GUITARRA, FRANCISCO “PANCHO” NAVARRO DEBUTARA CON “SWEET GUITAR” (“LA DULCE GUITARRA”)

FECHA DE LANZAMIENTO: 9 de noviembre, 2007

FIESTA DE LANZAMIENTO 20 de noviembre CONSULADO GENERAL DE LA REPUBLICA ARGENTINA

¿Por qué será que uno de los grandes virtuosos de la música latina, reconocido maestro de su instrumento desde hace más de cuarenta años, nunca ha grabado su propio álbum? “Tuve algunas oportunidades”, dice Francisco ‘Pancho’ Navarro, el guitarrista nacido en Argentina que vive en Nueva York. “Pero creo que éste era el momento ideal para hacerlo.”

Sweet Guitar (La Dulce Guitarra) pone el foco sobre un artista que ha pasado la mayor parte de su carrera realzando el trabajo ajeno. Quizás lo hayas escuchado tocar en la banda de sonido de Frida, de Elliot Goldenthal, ganadora del Oscar, o acompañando a Plácido Domingo en una grabación de Die Fledermaus, grabada en la Opera de Washington en 2003. Los Rolling Stones convocaron a Navarro en 2006 para “I’m Free”, una remake de su famoso éxito. Paulina Rubio (“Perros”), Víctor Jara, Cristian Castro, Celia Cruz (“Bamboleo”) y Armando Manzanero cantaron acompañados por Pancho. “Siempre toqué la guitarra para ganarme la vida, pero he tenido la suerte de conocer a gente maravillosa en el mundo del espectáculo,” explica Pancho modestamente.

Pancho, como se lo conoce familiarmente, está a la altura de todos ellos. De sus manos surge una serie orquestal de sonidos de cuerdas y percusión; un estilo rítmico y armónico que muy pocos músicos de jazz pueden igualar; una elegancia, producto de años de estudio de guitarra clásica, la capacidad arquitectónica de un arreglador sutil, y una abundancia de belleza, sentimiento e inteligencia. Sweet Guitar es una travesía por la música que lo formó, recolectada a lo largo de sus viajes por Sudamérica. “La forma en que toco la guitarra proviene de haber asimilado los diferentes estilos y colores de nuestra cultura latinoamericana, mezclados con mi estilo clásico”, dice.

Este enfoque lo ha acercado a Roger Davidson, fundador de Soundbrush Records, un compositor y pianista audaz y arriesgado con una especial afinidad por la música latina. Él y Pancho tocaron juntos en Pensando en Ti, un disco de boleros y rumbas compuesto por Roger; Pancho también es miembro de otro de los conjuntos de Roger, el Tango Group, que grabó su primer CD, Amor por el Tango, en 2003. Pero en Sweet Guitar, el único partenaire que tiene Pancho es ocasionalmente él mismo. Y uno lo celebra.

Francisco ‘Pancho’ Navarro nació en 1944 en La Consulta, un pueblo de Mendoza, en la zona vitivinícola argentina. Era casi adolescente cuando su padre, policía y guitarrista amateur, le regaló su primera guitarra y le enseñó los acordes básicos. Empezó a tomar clases a los trece años y luego siguió asimilando todo el conocimiento a su disposición. Al trabajar con bandas locales se sumergió en el tango y en el folklore argentino que lo rodeaba. Mientras estudiaba guitarra clásica, escuchaba grabaciones de Andrés Segovia, Los Romeros (la familia musical española de los años ’60), John Williams y Paco de Lucía.

Mientras tanto, llevó su arte por toda Sudamérica, y se estableció un tiempo largo en Chile y en México. Adonde iba, lo contrataban los mejores músicos y cantantes locales. En 1984, tras una década en la Ciudad de México, Pancho se trasladó con su esposa y sus tres hijos a Nueva York: “Es una ciudad que he admirado desde chico y que considero el lugar fundamental para la carrera de cualquier músico”. El riesgo valió la pena. Se convirtió en el guitarrista latino de mayor convocatoria para las mejores sesiones, desde la banda de sonido de The Mambo Kings a grabaciones de hip-hop y reggae.

En este álbum, se da el lujo de tocar la música que más le gusta. Pancho compuso Sweet Guitar/T.Q.P.S. hace algunos años en Nueva York. “Cuando conocí a mi mujer”, dice, “nos comunicábamos por carta y al final de nuestras cartas de amor teníamos una forma hermosa de despedirnos: T.Q.P.S., Te querré por siempre”.

Al cantautor José Alfredo Jiménez (1926-1973) se le ha llamado el Woody Guthrie de México; sus canciones, a menudo patrióticas, celebran la vida del hombre común. Jiménez se especializa en la ranchera, la música del campo. Tu Recuerdo y Yo es una de sus clásicas creaciones, a la cual Pancho tiñe de un cansino ritmo country. De niño, Pancho admiraba a Santiago Bertiz, un talento mendocino de la guitarra, amigo de su familia. Bertiz compuso Chichi Bonita, una alegre canción de ritmo brasileño para su hija Chichi. “Me recuerda a los días en que visitaba a la familia de Santiago con mi papá y de ser un chico que tocaba la guitarra y jugaba con su hijo Pepete,” dice Pancho.

En 1939, los grandes compositores y guitarristas de la época – Alfonso Medina (Ecuador) y Nelson Ibarra (Colombia), mezclaron sus culturas en su dúo original, Esperanza. Pancho ejecuta las dos partes de este recordado dúo. Del mismo destino proviene Boedo, un tango histórico compuesto en honor a un barrio obrero de Buenos Aires. Lo compuso Julio de Caro (1899-1980), violinista y compositor que aportó al tango un alto nivel de refinamiento. Pancho eligió para esta obra los arreglos de Jorge Morel, el famoso guitarrista clásico argentino.

A diferencia de Boedo, Tico-Tico no Fubá es un tema kitsch y feliz. Un choro brasileño de 1917 que habla del lío que se arma cuando un gorrión le roba la comida a otro. El compositor Zequinha de Abreu (1880-1935), compuso una serie de éxitos brasileños en la década del ’10 y del ‘20, pero ninguno fue más importante que Tico-Tico. Gracias a las actuaciones de Carmen Miranda, el Pato Donald (en el dibujo animado de Disney Saludos Amigos), y la organista Ethel Smith, el tema convirtió en un éxito en los Estados Unidos, aunque él no alcanzó a verlo. Pancho ejecuta una vertiginosa avalancha de notas con la seguridad de un maestro malabarista. Luego, en Las Mudanzas, una canción de su maestro, el guitarrista Tito Francia, imita el sonido de un caballo al trote.

El año en que nació Pancho, coincidió con la muerte de uno de sus antecesores artísticos. Agustín Barrios Mangoré era un compositor y guitarrista paraguayo legendario por tocar con una destreza increíble. Como Villa-Lobos, Mangoré mezclaba la música folclórica y clásica y se le da el crédito de haber hecho una de las primeras grabaciones de guitarra clásica de la historia. Pancho eligió el alegre Vals No. 4 de Mangoré, compuesto en 1923.

En su propia composición, Pájaro Bobo, Pancho toca consigo mismo hasta lograr el efecto de una banda callejera argentina. La canción debe su nombre a una planta salvaje que crece en Mendoza. El guitarrista le dedica este tema: “A la entrañable memoria de mis hermanos Miguel y Paul y mi hermanita Rosita.”

De los años ‘40 hasta los ‘70, dos misteriosos hermanos guitarristas, de la tribu Tabajara del norte de Brasil, viajaron por el mundo con gran éxito popular. Los Indios Tabajaras, como se llamaban, vestían trajes ceremoniales y tocaban versiones sencillas de los clásicos, junto con canciones folclóricas brasileñas nativas en el mismo estilo. El último trabajo incluía Ternura, compuesto por el dúo Antenor Moreyra Lima, conocido por su nombre indio de Muçaperê.

En las siguientes dos canciones, Pancho versiona ritmos de baile que se conocen casi exclusivamente en Sudámerica. De Sobrepaso es un famoso ejemplo de la milonga, ritmo antecesor del tango. Las milongas se tocan en 2/4, con un ritmo sincopado e improvisación. El compositor es Abel Fleury (1903-1958), un maestro guitarrista argentino que compuso muchas de las canciones folclóricas más importantes de ese país. La costa del Perú vio nacer el vals criollo, un vals veloz y rítmico. Antonio Lauro (1917-1986), un compositor venezolano de obras de guitarra semi-clásica, compuso el Vals Criollo, que forma parte de este CD.

Luiz Bonfá (1922-2001), nacido en Brasil, compuso su amenazante Manha de Carnaval para Orfeo Negro (1959), la película que abrió las puertas en los Estados Unidos a la sofisticada nueva ola de la música brasileña. En la versión de Pancho de este clásico de la bossa nova se entretejen dos arreglos, el de Bonfá y el suyo.

Una generación antes del nacimiento de Bonfá, un famoso arpista y compositor paraguayo tuvo un éxito rotundo: Pájaro Campana. El público ovacionó a Félix Pérez Cardozo (1908-1953) cuando empezó a tocarlo. “Es una de las canciones más importantes de Paraguay,” dice Pancho. Su nombre se debe a un hermoso pájaro blanco (ahora en peligro de extinción), que se encuentra en los bosques de Paraguay, Brasil y Argentina. Este es uno de los momentos brillantes de este CD, donde Pancho simula un arpa; su punteo de alto registro es como una inquietante caminata por la cuerda floja.

El álbum termina al comienzo de su historia. Alma de Nogal es otro de los temas originales de Pancho y se lo dedica a: “La entrañable memoria de mi padre Anselmo, mi primer maestro de guitarra y a mi madre Catalina” – las dos personas que le dieron la vida y lo ayudaron a descubrir su don."
James Gavin, Nueva York, 2006

[James Gavin, autor de Deep in a Dream: The Long Night of Chet Baker (Sumido en Sueños: La Larga Noche de Chet Baker), ha escrito numerosos artículos para Time Out New York y The New York Times.]